jueves, 24 de noviembre de 2011

CUALES SON LOS SÍNTOMAS??

Las esporas pueden estar en forma latente, incubando dentro del caballo, durante un tiempo variable. A veces las esporas quedan en forma latente en las heridas antiguas que ya han cicatrizado, y despiertan
cuando hay un traumatismo posterior en la misma zona.


Las formas clínicas de la enfermedad que se pueden observar en el caballo son:


Forma aguda o generalizada

Después de una incubación de 4 a 8 días, aparecen los primeros síntomas clínicos: exposición del tercer párpado, marcha titubeante, cola incurvada, dificultad para la masticación, rigidez muscular o cólicos. En todos los casos, la exposición del tercer párpado debe ser considerada como un signo premonitorio de tétanos. Durante este periodo, se observa a menudo fiebre.

Progresivamente se observan otros signos clínicos:

Reacciones violentas a los estímulos táctiles y auditivos, contracciones tónicas generalizadas, convulsiones de tipo epileptiformes. En muchos de los casos las orejas están levantadas, los labios cuelgan (de allí la expresión de una risa ‘sardónica’) debido a la afección de los músculos de la masticación.
El animal no puede comer debido a los espasmos musculares y tiene a menudo heno colgando de su boca (se
dice que fuma en pipa). La deglución es difícil y dolorosa, con hipersalivación.
La cabeza se estira, se produce rigidez del cuello, y el caballo parece observar el cielo (síntoma del astrónomo). La marcha es muy rígida. Las crisis se producen cada vez más frecuentemente, más tiempo y más intensas. La respiración se convierte dificultosa. Debido a la contracción permanente de los esfínteres, las retenciones fecales y urinarias son frecuentes.
La muerte puede sobrevenir también por complicaciones: fracturas múltiples de los miembros, bronco-neumonía gangrenosa por falsas degluciones, colapsos debidos a un paro cardíaco.

Forma subaguda

Después de una incubación de 2 a 3 días, una evolución severa y muy rápida de los síntomas mencionados conlleva la muerte por afección muy rápida de los músculos respiratorios.

Forma crónica

Tras una incubación de 3 semanas, se nota una evolución más lenta de la sintomatología. Las crisis son menos frecuentes y menos marcadas que en la forma aguda. La evolución puede ser hacia una curación espontánea sin secuelas o hacia la forma aguda.

Forma localizada

En este caso, el tétanos queda localizado en la región próxima de la herida infectada. La mayoría de la veces se trata de una extremidad. El miembro está
rígido, la articulación está doblada o extendida.
Forma diferida
Las esporas tetánicas localizadas en una antigua herida o cicatriz quirúrgica van  a desarrollarse con motivo de un traumatismo o de una nueva intervención quirúrgica en el mismo sitio.

REFERENCIAS:

Texto: Ana MORCATE y Esther GUTIÉRREZ
(Laboratorios MERIAL)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada